Cómo emprender o aprender a bailar con el riesgo
16219
single,single-post,postid-16219,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Cómo emprender o aprender a bailar con el riesgo

04 Feb Cómo emprender o aprender a bailar con el riesgo

 

como emprender

 

Desde que tengo uso de razón me han fascinado los superhéroes, eso de poder enfrentarte contra una multitud de criminales y salir indemne o rescatar a la preciosa chica de turno debía estar bien. Obviando el hecho de que los superhéroes no existen, y que a mi edad esos gustos empiezan a rallar lo “Otaku” por decirlo de alguna manera elegante, sigue habiendo algo que los superhéroes se ganaban sin merecerlo.

Cuando sabes que nada te puede dañar o que no tienes nada que perder todo se vuelve más simple, todo se vuelve menos desafiante. Olvidamos esa sensación que entra en lo más hondo de nosotros y hace que se estremezca hasta el rincón más escondido de nuestro ser. Me refiero al riesgo y a la vulnerabilidad.

como emprender

Hemos sido educados para distanciarnos de la incertidumbre, eludirla, o a duras penas reducirla para que no pueda tener ni la más minima posibilidad de desbaratar nuestros planes. No nos han enseñado que hay veces que simplemente debemos “Tratar” con ella.

Nos enfrentamos a nuestra amiga por primera vez al elegir en que facultad pasaremos los próximos 4 años en la universidad. Nos aterra pensar que no acabaremos entrando en el mercado laboral o que ni siquiera podamos subir al escenario a por nuestro diploma cuando acabe todo eso.

El mercado laboral no se hace más tratable a nuestra llegada. Teniendo varios caminos, hay uno que solo puedes recorrer si has aprendido a como “Tratar” con la incertidumbre, me refiero como no, a emprender. Montar tu propia empresa es posiblemente uno de los actos más valiente en nuestra época.

Sin llegar a desdeñar las demás opciones, hay algo de especial en esto de emprender, ya que ponemos nuestros sueños, creencias, ilusiones, esfuerzos y conocimientos en un producto o servicio y se lo ofrecemos al mundo.

Sin saber muchas veces como será su acogida, ya que no hay ningún laboratorio que pueda decirnos si esto va a salir bien o no, no tenemos margen de error y es cuando el riesgo se hace mayor. ¿Y por qué?, porque tratamos con personas y no hay algo más impredecible que nosotros mismos.

Queremos enfrentarnos a nuestra propia esencia, a nuestra propia naturaleza. Pero no nos damos cuenta que la vida en todos sus aspectos está dispuesta a recompensar exponencialmente a todo aquel que asume riesgos, ya que si fallamos también se encargará de borrarnos del mapa, llámalo selección natural o como quieras pero es así.

Tenemos mucho que perder, y es probable que acabemos perdiendo. Aprendemos de esta manera a “bailar” con el riesgo y la incertidumbre.

Pero el monopolio del riesgo no solo lo llevan debajo del brazo los emprendedores, la vida es riesgo, y por así decirlo tarde o temprano te sacará a “bailar” independientemente de a que te dediques.

Desde el investigador que busca esa proteína que hace falta para que empecemos a ganarle terreno a todas esas enfermedades que vemos en las noticias, hasta el reportero que vuela a sitios donde nadie quiere estar para concienciar a las masas de que el mundo se está rompiendo.

Todos incurrimos en riesgos e incertidumbre, pues, ¿de eso se trata no?. Mis superhéroes ahora son todos ellos, mis superhéroes ya no llevan capa, ahora solo se enfrentan a un mundo que está roto e intentan arreglarlo muchas veces poniendo su integridad en ello.

Para mí un superhéroe es alguien que sabe que las circunstancias le sobrepasan, pero su determinación y valentía les lleva a dar un paso al frente y simplemente “bailar”.

Gracias por leer.

No hay comentarios, sé el primero :)

Dejar un comentario